Marketing de contenidos y estrategias de Inbound Marketing, cómo se relacionan

 In Inbound Marketing: Estrategias

Los términos marketing de contenidos e Inbound Marketing a menudo se confunden e interrelacionan, debido a que ambos tienen elementos comunes y diferencias que no se siempre la audiencia tiene claro.

En este artículo, te contaré la diferencia entre ellos, así como la relación entre ellos.

Qué es marketing de contenidos

A pesar de que el término marketing de contenidos parece de reciente creación, no lo es. Las marcas llevan generando contenido desde hace más de 100 años.

Buena muestra de ello son las famosas Soap Operas de la marca P&G y la revista The Furrow, de la empresa de maquinaria agrícola John Deere.

Lo que sí es nuevo es el alcance que el marketing de contenidos ha conseguido gracias a internet.

En la red, a la que acuden cada día millones de personas, la información sirve para atraer a potenciales nuevos clientes. De ahí que hoy en día la gran mayoría de las empresas se declare fan de los contenidos.

En la gran mayoría de los casos, la creación de contenido consiste en enfocarse en información o entretenimiento en formatos muy variados. Estos formatos engloban texto, vídeo, ebooks, whitepapers, infografías o contenidos en las redes sociales.

Todos estos formatos de contenidos tienen en común su deseo de acercarse a un público objetivo con intereses comunes y que potencialmente es afín a la marca.

A medida que más y más consumidores rechazan la publicidad invasiva, rechazando los argumentos de venta clásico, el marketing de contenidos se va convirtiendo en la forma preferida de construir relaciones con los clientes potenciales.

Qué es Inbound Marketing

Al igual que los contenidos, el Inbound Marketing o marketing de atracción existe desde hace muchos años. Sin embargo, ha surgido como forma preferida de hacer marketing por parte de los profesionales desde los últimos 5-10 años.

Al igual que ha sucedido con los contenidos, a medida que los consumidores ignoran cada vez más los mensajes invasivos, las marcas han tenido que encontrar nuevas formas de alcanzar a clientes potenciales, convirtiéndolos en compradores.

Podemos afirmar sin lugar a equivocarnos que la máxima del Inbound Marketing es que los clientes no quieren ser interrumpidos. Por lo tanto, en lugar de que la empresa salga a su encuentro, la idea del Inbound Marketing es atraer la atención. Así, son los consumidores son ellos los que salgan a buscar a la empresa.

Como es lógico, cuando la iniciativa surge del usuario, las probabilidades de que sea más receptivo a una oferta o llamada a la acción son mucho más altas que cuando son interrumpidos por mensajes invasivos.

La esencia del Inbound Marketing

El Inbound marketing se centra en proporcionar el contenido correcto al cliente correcto en el momento correcto.

Para lograr este objetivo es necesario desarrollar acciones específicas. Estas acciones están enfocadas en todo momento a no molestar al potencial cliente, sino a atraerlo.

Por ejemplo, mostrar una popup a un visitante de nuestra web que repite, es una acción de tipo Inbound Marketing. Es más probable que se suscriban a una lista de correo que aquellos que visitan nuestra web por primera vez.

Entre las acciones que se suelen poner en marcha en una estrategia de Inbound Marketing destacan aquellas típicas del marketing de contenidos, como blogs, whitepapers, guías y vídeos.

En definitiva, en lugar de centrarse en generar clics y visitas a la web, el Inbound Marketing se centra en ofrecer que el tipo adecuado de contenido esté disponible para aquellos que les interese.

En qué se diferencian el contenido y el Inbound Marketing

Aunque el marketing de contenidos y el Inbound Marketing tienen mucho en común, existen algunas diferencias.

Los contenidos se centran en la creación y distribución a través de múltiples canales, por ejemplo, escribiendo artículos en un blog corporativo, compartiéndolo en redes sociales y asegurándose de que sea leído y compartido por quienes lo encuentran interesante.

El Inbound Marketing se centra en conseguir que la web y su contenido sean lo suficientemente atractivos como para que el usuario realice las acciones deseadas.  Entre estas acciones se encuentra la compra, la cumplimentación de un formulario de contacto o simplemente, seguir a la empresa en redes sociales.

Podríamos decir que el Inbound Marketing es una estrategia más grande, ya que no solo involucra a los contenidos, sino que pone en marcha otras muchas acciones orientadas a que el usuario realice las acciones que deseamos.

Qué método es mejor

Tanto el contenido como el Inbound Marketing deberían, en un mundo ideal, formar parte de tu estrategia digital.

Ningún método es mejor que el otro, porque ambos se complementan y de hecho, juntos, consiguen grandes resultados.

El Inbound Marketing conseguirá que tu web sea mejor. Gracias al contenido generado, conseguirás que los usuarios realicen las acciones que deseas, convirtiendo visitantes en clientes.

El marketing de contenidos además, tiene la ventaja de lograr que tu web consiga mejor posicionamiento en los resultados de búsqueda. Gracias a ello, genera más visitas y aumentan las probabilidades de convertirlos en clientes o contactos comerciales. Podrás trabajar con ellos con posterioridad.

Por ejemplo, a través de acciones de email marketing. Gracias al correo, podrás hacer que esos contactos comerciales maduren y se conviertan en clientes.

En definitiva, es mejor hacer que tanto el marketing de contenidos y el Inbound Marketing trabajen juntos. No tienes por qué elegir entre una de las dos opciones.

Juntos, lograrán mejorar tu presencia online. Así como generar más clientes potenciales, crear relaciones increíbles con los clientes y que estos realicen las acciones que deseas.

¿Te has planteado alguna vez elegir entre marketing de contenidos e Inbound Marketing? ¡Te espero en los comentarios!

Recent Posts

Dejar un comentario

santiago-donoso-kleintoursestrategias de Inbound Marketing